Pavimentación Participativa beneficia a 34 familias de Quintero

Población Mar Azul y Porvenir mejoran calidad de vida

La unión hace la fuerza, esa es la consigna que parece resumir mejor, el gran adelanto urbanístico con que el Programa de Pavimentación Participativa, ejecutado y entregado en el sector alto de Quintero, concluyó beneficiando a 34 familias de la Población Mar Azul y Porvenir.

Este proceso que se inició en el año 2016 con el 26º llamado del Programa de Pavimentación Participativa, comenzó las obras en septiembre del 2017 y la empresa contratista las culminó en el mes de abril de 2018.

Mariela Arancibia, Asistente Social de la Secretaría de Planificación Municipal, explica que para la actual administración municipal es muy “importante que este programa se haya ejecutado, porque en el corto plazo de dos años, las familias se vieron beneficiadas con la pavimentación de sus calles y sus veredas”.

En el Programa de Pavimentación Participativa, es la comunidad la que lleva básicamente la postulación del proyecto adelante. El Servicio de Vivienda y Urbanismo –SERVIU- es el que aporta gran parte de los dineros, además del Municipalidad y la comunidad beneficiada.

En este caso, la Municipalidad obtuvo la gratuidad del pago de los vecinos, a través del Registro Social de Hogares, en atención al tamaño del grupo familiar que vive en las viviendas y la situación económica de sus integrantes.

El 26º llamado del Programa de Pavimentación Participativa benefició a 12 familias del Pasaje Vista al Mar y 7 familias de Miguel Grau de la Población Mar Azul, además de 15 familias del Pasaje Pudahuel de la Población Porvenir.

Tanto para el Serviu como para la municipalidad, el Programa de Pavimentación Participativa procura el mejoramiento de la calidad de vida de los residentes, aumento del valor de las viviendas, eliminación de partículas de polvo en verano y barro en invierno, acceso en todas la esquinas para la circulación de personas discapacitadas, tránsito seguro para vehículos alargando su vida útil, Solución de aguas lluvias con escurrimiento y canalización, evitando anegamiento y barriales.

Además esto mejora la conectividad entre poblaciones con otros sectores, mayor seguridad para tránsito peatonal, acceso seguro y expedito a vehículos de emergencia, aumento de la motivación por mejorar las viviendas y el barrio, mejoramiento de las relaciones pues los vecinos se conocen y comparten por su participación en el proyecto.