Inicia funciones estación de monitoreo ambiental de gases contaminantes solicitada por la Municipalidad de Quintero

En el Colegio Santa Filomena de Quintero, se instaló hoy jueves 31 de agosto, la Estación de Monitoreo Ambiental de Gases, que busca determinar la fuente de las emanaciones de hidrocarburos que han afectado a Quintero y Puchuncaví en los últimos meses.

El dispositivo instalado realizará monitoreo meteorológico y de gases atmosféricos como el CH4, NH3, NMHCs y COVs, en distintos sectores de las comunas de Quintero y Puchuncaví durante 5 meses, para explorar los compuestos químicos que podrían ser los causantes de los gases, que han afectado a la población provocando náuseas y mareos.

La Seremi de Medioambiente Tania Bertoglio, dijo que “tanto con la estación meteorológica como la de monitoreo químico, nosotros vamos a poder determinar el origen de estas emanaciones y ver de qué manera vamos a realizar procesos sancionatorios al respecto, porque esta metodología está aprobada por la Superintendencia del Medioambiente”, señaló la autoridad.

El Alcalde Mauricio Carrasco Pardo en tanto, señaló que “hace un mes atrás me reuní con el Ministro de Medioambiente Marcelo Mena y acordamos realizar un convenio para la contratación de expertos de la Universidad Técnica Federico Santa María, pues tienen el prestigio y los equipos para hacer estas mediciones y hoy eso se está cumpliendo” destacó.

La autoridad comunal, agregó que “sabemos que el barrio industrial está, pero tampoco podemos seguir permitiendo estos pasivos que han ido quedando por cerca de 40 años, por lo tanto hoy estamos tomando medidas y ojalá tengamos una detección certera de los contaminantes para poder aplicar las sanciones que correspondan”, concluyó.

El experto a cargo del monitoreo, es el profesor Francisco Cereceda, Director del Centro de Tecnologías Ambientales de la Universidad Federico Santa María, quien explicó el funcionamiento del dispositivo, señalando que hay dos estaciones, una meteorológica que mide temperatura, humedad relativa y dirección del viento, que “ayudan a identificar de dónde provienen los contaminantes y hacia dónde van”. El segundo equipo “es una estación portátil de última generación, equipada con diferentes sensores de monitoreo en línea de contaminantes, ya sean de origen orgánico como no orgánico”, precisó el académico.

La Estación de Monitoreo estará dos semanas en el Colegio Santa Filomena y por la ubicación en la que se emplaza el recinto, se espera obtener importantes datos acerca de los componentes contaminantes y su origen.