Plaza de Juegos Infantiles es denominada Plaza Padre Pedro Ferrini

Plaza de Juegos Infantiles es denominada Plaza Padre Pedro Ferrini

Con la presencia de las autoridades comunales, representantes de la sociedad civil y eclesiástica, alumnos y ex alumnos del Colegio Don Orione y la comunidad en general   se realizó la ceremonia  de designación de la plaza de Los Niños a Plaza Padre Pedro Ferrini.

Luego de la ceremonia,  el alcalde Mauricio Carrasco destacó la contribución del sacerdote al desarrollo de la comuna desde el ámbito de la educación “este es un verdadero homenaje al servicio del padre Ferrini, él ha marcado un hito en la comuna con todo lo que ha entregado, ha formado generaciones y a través de él a tantas personas que pasaron por esta comuna y han hecho de Quintero un mejor lugar y que mejor que le dediquemos su nombre a un espacio público en donde tenemos un encuentro a diario con los niños de Quintero y sus familias ”, señaló.

Por su parte, Ferrini  agradeció a todos los que estuvieron involucrados en la iniciativa “considero este hecho como  un reconocimiento a la vocación de todos los maestros de la comuna (…) esta es una  oportunidad para reafirmar mi amor y respeto por los jóvenes y una veneración especial por los niños, esta plazoleta le pertenece a ellos y considero yo un honor si me aceptan en su compañía para ser uno de ellos”, dijo emocionado.

Cabe recordar que la nominación  se debe a la solicitud de profesores y ex alumnos del Colegio Don Orione de Quintero como una forma de homenajear a quien fuera director del establecimiento y hoy; guía espiritual y vecino de la comuna.

Respecto de esta solicitud el Consejo Comunal de las Organizaciones de la Sociedad Civil se pronunció favorablemente durante la sesión celebrada el 25 de septiembre, consideración que fue acordada por el Concejo Municipal el 6 de octubre.

El sacerdote

El padre Pedro Ferrini Vicini, nació en Italia el 14 de agosto de 1930, en un pequeño pueblo cerca de Florencia; ingresó muy pequeño al Seminario de la Obra Don Orione cuando en Europa se vivía las calamidades de la Segunda Guerra Mundial.

Años más tarde, ya siendo un joven sacerdote, es enviado a misionar a América Latina, desarrollando su labor pastoral en Uruguay y Argentina, respectivamente. Finalmente llega a Chile a principios de la década de los setenta, para trabajar en la Escuela Industrial de Los Cerrillos Don Orione, lugar al que impulsa con la construcción de nuevas dependencias.

En 1978, es enviado a Quintero, lugar muy querido para la congregación porque se tenía la certeza que había sido visitado por el fundador San Luis Orione. Aquí existía una pequeña escuelita, ubicada en Vicuña Mackenna 1230, llamada Escuela No 24 Nuestra Señora de Lourdes, a la que el padre Pedro debía dar un impulso,  y si no resultaba debería cerrarla.

Con gran entusiasmo buscó un terreno, lugar en el que está emplazado el actual edificio, y así comenzó la nueva etapa de la escuelita, denominada ahora como Colegio Don Orione de Quintero. El padre Pedro amplió el colegio a la modalidad prebásica, media científica humanista y técnico profesional, permitiendo que más de 1200 alumnos y alumnas optaran a la educación orionista.

Actualmente, a sus 84 años, construye nuevas dependencias  para la educación prebásica en un terreno aledaño a la planta principal,  prepara un nuevo libro para dar a conocer la vida de sacerdotes mártires de la Obra Don Orione víctimas de la Segunda Guerra Mundial y de la Guerra Civil Española, además de participar en todas las tareas que su congregación le encomienda, en el ámbito de la Educación en Latinoamérica  y en el medio chileno.